domingo, 15 de octubre de 2017

Reconciliación


en el bus,
el 21 de Septiembre,
admirando la nada alborotada.




Hay veces que un simple saludo
me interrumpe la lectura de las líneas del tráfico,
                          la conexión de mis pensamientos con el paisaje
                          lo absorto de las tramas de las hojas caídas de los árboles,
                                        o la simple alborotada nada de la mañana.






Otras veces,
me reconcilia con el mundo.