domingo, 11 de febrero de 2018

La Vela De Nuestro Propio Entierro

3 de Junio, 2017

Siempre pensé que nos mantendríamos hasta el final:

yo sujetando la vela de este entierro
y tú poco a poco
– matándome con indiferencias –
prendiendo fuego en el pábilo
para que me consumiera con ella.


No me quema:
la cera se consume hasta quedarme como ella:
sudorosa, caliente, acabada....
pero aún no me quema.

              Sólo cicatriza, como un infierno personal.


Y creo que ya no hay nada aquí,
nada más que decir, ni decidir



Porque cuando te dije “hazlo ya, tira del mantel y úsalo para volar”,
realmente te quería decir “¡Quédate!”.

Siempre pensé que nos mantendríamos intactos hasta el final
pero estaba equivocado en ese momento
me estabas equivocando en ese momento.

Ya no queda luz en la vela,
todo está a oscuras pero mis ojos están encendidos.

Puedo ver que te has quedado dormido,
que no quieres despertar,
y que te has echado la sábana por encima.


Y sólo es un paso más.... ahora que las huellas comienzan a ser borradas







Yo me he mantenido fuerte, por ti y a pesar de ti
pienso en los momentos en los que más dudaba de todo y yo seguí.
Te perseguí.
Todo esto era por y para ti.


Y ya está bien, ¡que no queda nada más aquí!
estoy seguro ahora de que no te tengo nada más que decir


He dicho YA
y dudas ahora en echarte a volar,
mantienes el pábilo en tu mano y me preguntas
en si merece la pena hacernos estallar.



Quiero decir que te quedes,

pero esa es ahora mi negativa más exacta:
Ahora quiero que vueles para poder recuperar mis alas.

jueves, 18 de enero de 2018

Ahí

Te quedaste ahí,

fuera sin hacer ruido


Te quedaste ahí, 
en el umbral de esta casa en ruinas
en la puerta entre abierta.

Te quedaste ahí,

como si no encontrarás la llave,
como si esta no fuera tu casa



Me quedastes así,
como si no fuera la puerta de entrada,
tampoco de salida

Me quedaste así:

como nunca jamás quería estar:

como una casa en ruinas sin puertas para huir de mi


Me quedaste ahí,
donde nunca jamás quería estar:
En el umbral y sin llaves maestras,
entre los tequieros y teodios
que franquean la puerta entreabierta


Me quedaste ahí fuera,
sin abrigo.

jueves, 14 de diciembre de 2017

¡ Casa !

Escrito el 12 de Noviembre,
domingo con la familia.


*

¿Recuerdas cuándo éramos pequeños?

Cuando corríamos calle abajo para coger impulso simulando ser cohetes hacia la luna;
y ahora no somos nada más que una rueda suelta, desgastada en el arcén.

Cuando perseguíamos palomas para asustarlas y hacerlas volar;
y ahora nosotros queremos volar
pero nos falta furezas en las piernas para despegar.

¿Aún recuerdas cuándo éramos niños?

Yo lo que más recuerdo eran los juegos;

Esos en los que nos perseguíamos unos a otros y nos reíamos en nuestras propias caras al subirnos en uno de esos bancos y gritarle al cielo

¡Casa!

O nos jugabamos la vida en ese pequeño límite entre tu mano y mi camiseta,
poco antes de volver a gritar

¡Ca sa!

Y es que esos juegos lo eran todo. Esos juegos nos daban la vida.




Y ahora la vida es como un juego en el que corres y corres para alcanzar cualquier meta;

Y ahora la vida es como un juego en el que corres por correr para alcanzar una casa.

*

(Que no es la tuya.

Porque sabes que tu casa huele a un suavizante de familia, libros, gatos...

Y la que tienes ahora,
huele a un asperizante de silencios, vacío y desconfianza)




sábado, 18 de noviembre de 2017

INFORMACIÓN - Autoedición de La Mala Sangre

¡Muy buen domingo Lectores Invisibles!

Realizo un inciso para informaros de que estoy viendo varias imprentas para que autoeditar el que va a ser mi primer libro: LA MALA SANGRE.
Seguramente todos habréis leído ya algo por mi facebook y la página sobre todo, y alguna cosa por twitter, sobre que tenía terminado un libro que finalicé en un primer momento en Mayo de 2016 y definitivamente este verano con unos cuantos poemas más y con ilustraciones de la mano de Cynthia Veneno.

 
En total el libro está conformado por diecisiete poemas y cuatro ilustraciones; también entre medias de algunos de los poemas finales escribo una glosa a modo de comentario-reflexión sobre el tema del que trata el libro: Una crítica de la sociedad actual, la que personalmente denomino "la sociedad de las vallas mentales" y su excesivo fanatismo; de forma más concreta lo que trata también es una reflexión, mi reflexión, sobre la muerte y la relación que guarda con la libertad. Al menos como yo siento estos temas.

No hay que tenerle miedo, al fin y al cabo acabaréis comprando el libro y os acabará atrapando,
y más de lo mismo con la muerte.

Si os interesa ayudarme, que os va a interesar, ya que por la compra del formato digital, 2 euritos, esa cantidad se retirará si adquirís el formato físico, a modo de gracias y compensación.


 Lo podéis comprar en el botón de COMPRA por paypal de la derecha a este texto. Si tenéis algún problema me mandais un correo electrónico a poetaafonico@gmail.com con asunto de COMPRA DEL EBOOK o me escribis un mensaje por alguna de mis redes sociales.


A propósito.... ¿Qué imagen de las anteriores os gusta más?

martes, 7 de noviembre de 2017

El No Color

7 de Noviembre, 2017.

Blanco o negro.

¿Porqué elegir color?

Escala de grises desgastado bajo mis pies.

¿Porqué elegir color?

Blanco y negro.


Esta es mi escala de gris.
Yo os propongo una escala de gris.

Hay toda una escala cromática en el cielo, esperando su signo de admiración.
Hay todo un arcoiris a nuestro alrededor,
espectro atómico de nuestra biología original.



Pero aquí abajo es todo blanco o negro

Representación del Espectro Atómico o The Dark Side Of The Moon, PinkFloyd





o, (si me apuras) gris.


¿Porqué elegir color? ¿Porqué elegir?

Mi elección es decidir no existir.

Mi elección es transparente
mi elección es el opaco de mi mirada observando el cielo
mi elección es el translucido de las pisadas en el suelo.

Pero siempre existirá el blanco y el negro,
y su hijo bastardo: gris.

Ya no me queda color que escribir.
Ya no me queda calor que recibir.

El frio anida en las palabras cuando el color se seca en el lienzo,

¿Porqué elegir color? ¿Porqué elegir?

esto sólo se podrá aceptar cuando queráis ver que no existe ningún color.


Mi elección es el lienzo transparente.
Mi elección es el opaco al cubrir los engaños con colores,
mi elección es el translucido, al decidir mirar por mi mismo.

Pero al final siempre nos quedará el negro y el blanco.
Y regusto amargo del gris.

Ese nonato zombificado de las pinturas saqueadas en guerras ajenas.

Blanco.

Negro.

Gris.


Siempre nos quedará hasta el final de los finales los no colores.

Su oscuridad, su lumonosidad.

El que es nuestro negro y nuestro blanco de desgracias

y gris, repudiado,

se suicidará atándose de la cuerda creada de vuestras banderas.


domingo, 15 de octubre de 2017

Reconciliación


en el bus,
el 21 de Septiembre,
admirando la nada alborotada.




Hay veces que un simple saludo
me interrumple la lectura de las líneas del tráfico,
                          la conexión de mis pensamientos con el paisaje
                          lo absorto de las tramas de las hojas caídas de los árboles,
                                        o la simple alborotada nada de la mañana.






Otras veces,
me reconcilia con el mundo.