martes, 29 de mayo de 2018

Hacer un motel del corazón....


Hacer un motel del corazón,
tirar la llave
por el retrete de tu estómago.



Declararte la guerra,
y rogar a mi diosa desde el cielo de mi boca
en su templo
de tu monte de Venus.

Hacer un colador del corazón,
destilar las emociones
grano a grano
socavar toda esta montaña rusa de sensaciones

para crear otro monte
destinado a Ares,
en este motel de circunvalacion
que es ahora mi corazón.

En este motel de media estrella
que le distes tú –
te baje la luna,
también las persianas
escalé por tu espalda,
y los montes y montañas
llegaron hasta nosotros.

miércoles, 2 de mayo de 2018

Oración

Arrodíllate ante tu dios
con la cabeza metida entre las piernas
y las manos extendidas,
por una migajas de pan.

Empieza ahora tu oración a tu dios y enterrador,
ruégale por tu vida
entre mil millones de almas perdidas,
en las arcas del cieno.


Empieza tu oración a tu dios y emperador
ruégale por mil millones de dracmas
las que el Mesías robó de las arcas del cielo.

Arrodíllate ante tu dios
con la cabeza metida en la tierra
y las muñecas abiertas,

deja correr la sangre con la que tu dios riega su tierra prometida


martes, 10 de abril de 2018

Comala

En un momento de Apocalypsis
en Hispanoamericana,
leyendo el Pedro Páramo.

*

¿Has oído alguna vez el quejido de un muerto?

¿Cómo crepita el músculo que hace fuerza bajo su hueso?
¿Has oído el ruido seco que se alza como humo contra el cielo?
¿Cómo retumban las puertas hexagonales de nuestro pueblo bajo el infierno?
¿Has oído nuestras vidas,
lo que nos queda pendiente de ella?

El sonido de cómo buscamos nuestras almas entre tinieblas y nieblas......

Dime, ¿Has oído eso?

No, doña Eduviges
Mas te vale


PST: Muy recomendable este libro de Juan Rulfo, Pedro Páramo. Si tenéis ocasión, leedlo. No decepciona. Y espero que guste este poemita a los Comalenses y "Rulfenses"

miércoles, 7 de marzo de 2018

Niebla

Escrita el 17 de febrero,
a partir de
"la nieblas son los suspiros en su forma más mundana"
(Poe Afónico.)


Así, como tu me miras,

yo me siento niebla.



Cuando giras la cara

en esas extrañas veces que observas moscas imaginarias

a mi alrededor,

en esas extrañas veces que fijas tu pupila en mi pupila y

en ambas vemos la cerradura a nuestro propio hogar....



yo me siento niebla....



cuando acechas desde la obscuridad con tus ojos de gato

a este pájaro asustado de la noche, de la niebla,

hasta que la vista se acostumbra y noto algo peligrosamente bello cerca



cuando oteas el horizonte en búsqueda de mil tesoros naufragados en unos ojos escondidos

pero en su lugar encuentras una isla y,

esperanzado, 
acercas tu barco a mi orilla.


Yo me siento niebla

cuando miras absorto a la nada que se abre tras de mi, como si existiese algo aún más allá

– algo que nunca he visto en ningún espejo – 

Portraits With Smoke - Laurence Demaison

 

y te percatas de algo en el aire,

y respiras profundamente

y espiras lentamente

y se hace visible la niebla y

ya no puedes evitar verla, ni caer en ella;



Es entonces,
es por esa manera en la que me miras,

ese reojo cohibido

que empiezo a creer que existo,


y la niebla comienza ahora a formarse por cada uno de nuestros suspiros

domingo, 11 de febrero de 2018

La Vela De Nuestro Propio Entierro

3 de Junio, 2017

Siempre pensé que nos mantendríamos hasta el final:

yo sujetando la vela de este entierro
y tú poco a poco
– matándome con indiferencias –
prendiendo fuego en el pábilo
para que me consumiera con ella.


No me quema:
la cera se consume hasta quedarme como ella:
sudorosa, caliente, acabada....
pero aún no me quema.

              Sólo cicatriza, como un infierno personal.


Y creo que ya no hay nada aquí,
nada más que decir, ni decidir



Porque cuando te dije “hazlo ya, tira del mantel y úsalo para volar”,
realmente te quería decir “¡Quédate!”.

Siempre pensé que nos mantendríamos intactos hasta el final
pero estaba equivocado en ese momento
me estabas equivocando en ese momento.

Ya no queda luz en la vela,
todo está a oscuras pero mis ojos están encendidos.

Puedo ver que te has quedado dormido,
que no quieres despertar,
y que te has echado la sábana por encima.


Y sólo es un paso más.... ahora que las huellas comienzan a ser borradas







Yo me he mantenido fuerte, por ti y a pesar de ti
pienso en los momentos en los que más dudaba de todo y yo seguí.
Te perseguí.
Todo esto era por y para ti.


Y ya está bien, ¡que no queda nada más aquí!
estoy seguro ahora de que no te tengo nada más que decir


He dicho YA
y dudas ahora en echarte a volar,
mantienes el pábilo en tu mano y me preguntas
en si merece la pena hacernos estallar.



Quiero decir que te quedes,

pero esa es ahora mi negativa más exacta:
Ahora quiero que vueles para poder recuperar mis alas.

jueves, 18 de enero de 2018

Ahí

Te quedaste ahí,

fuera sin hacer ruido


Te quedaste ahí, 
en el umbral de esta casa en ruinas
en la puerta entre abierta.

Te quedaste ahí,

como si no encontrarás la llave,
como si esta no fuera tu casa



Me quedastes así,
como si no fuera la puerta de entrada,
tampoco de salida

Me quedaste así:

como nunca jamás quería estar:

como una casa en ruinas sin puertas para huir de mi


Me quedaste ahí,
donde nunca jamás quería estar:
En el umbral y sin llaves maestras,
entre los tequieros y teodios
que franquean la puerta entreabierta


Me quedaste ahí fuera,
sin abrigo.